El cultivo hidropónico: una manera ecológica y sostenible de plantar

riego hidroponico

Se ha convertido en el sistema de cultivo de moda en los últimos años y todo apunta a que en un futuro cercano va a continuar siendo una tendencia que aumentará todavía más en relevancia. Hablamos del cultivo hidropónico, un sistema ecológico con el cual podemos plantar y disfrutar de una manera alternativa obteniendo todo tipo de alimentos en el huerto o el balcón. En las próximas líneas os contaremos todo lo que tenéis que saber para convertiros en expertos de este tipo de cultivo.

riego hidroponico

¿Sabes qué es el cultivo hidropónico o hidroponía y sus características?

Lo primero es lo primero: tenéis que conocer las bases del cultivo hidropónico de forma que podáis entenderlo todo mejor. Porque seguro que ya os ha quedado claro que se trata de una gran tendencia, ¿pero cuáles son los motivos que llevan a ello?

Funcionamiento

Por su nombre podéis deducir que este sistema de cultivo recurre al agua como elemento fundamental. ¿Pero en qué consiste? La idea es cambiar la tierra que normalmente proporciona alimento a las plantas y los cultivos por agua. No agua de forma independiente, por supuesto, sino que lo utilizado por las plantas es una solución acuosa en la cual se añade una mexcla de minerales y nutrientes. Con ellos y con el impacto del sol, las plantas crecen y se fortalecen tal y como lo harían a través de la tierra. Además, al no estar plantadas en tierra, lo que hacemos es dejar las plantas suspendidas en las plataformas que incluyen la solución que se usa como alimento.

Características

  • Cultivos de gran resistencia
  • La cantidad de fertilizantes y productos químicos usados es menor
  • Los cultivos hidropónicos son muy estables
  • Podemos cultivar en posición vertical
  • No hay que estar limitados a una temporada de cultivo específica
  • Gestión limpia al no tener que trabajar con tierra
  • No tenemos que preocuparnos de plagas ni problemas derivados de la tierra (una de la gran mayoría)

Materiales necesarios para un huerto hidropónico

  • Semillas para iniciar el cultivo
  • Sustrato que servirá como alternativa a la tierra
  • Una zona soleada donde instalar el cultivo que también esté bien ventilada
  • Un soporte que sirva como hogar a la planta
  • Sujeción para que pueda crecer en vertical
  • Depósito donde introducir el agua
  • Bomba de circulación
  • Solución acuosa con los minerales necesarios (incluidos calcio, cobre, potasio, hierro o carbono, entre otros)

Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en esta misma página web.

¿Qué plantas se pueden cultivar con este método?

Gracias a la hidroponía tenemos la posibilidad de cultivar todo tipo de plantas y hortalizas. Tenemos que pensar que, por otro lado, el punto fuerte de esta forma de cultivo sin suelo agrícola es que todo lo que obtenemos es mucho más sano y saludable. Y eso es algo que no tiene precio.

Dicho esto, hay que dividir lo que podemos cultivar en distintas categorías. Una de ellas es la de las plantas aromáticas, entre las que se incluye la hierbabuena, la lavanda, albahaca, manzanilla, cilantro, perejil, orégano o tomillo. Sabréis perfectamente que estas y otras muchas que se pueden obtener con este desarrollo de plantas, son muy beneficiosas para el organismo, aportándole efectos muy positivos.

También vamos a poder sacar el máximo partido a la agricultura cultivando hortalizas tan deliciosas como berenjenas, cebollas, alcachofas, coliflores, calabazas, ajos, repollo, acelgas, rábanos, pepino, pimiento, espinacas, zanahorias o tomates. Y no dudéis de que cualquier tipo de lechuga que os guste la podréis conseguir con este sistema que convertirá vuestro invernadero en el paraíso de los vegetales más sanos.

Por último, la solución nutritiva que utilia el cultivo hidropónico también funciona con las raíces de otras plantas ornamentales y con frutas. Preparaos para disfrutar de nuevo de la fruta más auténtica y saludable en forma de piña, arándanos, sandía, fresas, granadas, melón o frambuesas, entre otras. En cuanto consigáis dominar esta forma de cultivo y de entender hasta el último de los aspectos de la oxigenación de las raíces y los procesos relacionados, tendréis una fuente perfecta de alimentos positivos para el medio ambiente.

¿Quieres tener un huerto y cultivar alimentos en tu balcón? Te explicamos cómo

El proceso, el uso de disoluciones minerales o de un medio inerte, que puede ser arena lavada, grava o perlita, y el aprendizaje paso a paso para dominar el cultivo hidropónico, nos puede parecer, a priori, complicado. Pero en realidad no es algo tan difícil y solo tendremos que poner esfuerzo para lograrlo.

Lo primero es elegir la zona del balcón. Tenemos que elegir un punto en el cual los rayos del sol lleguen al menos durante seis horas diarias. A partir de ese punto podemos comenzar con la instalación. Necesitaremos el depósito donde poner el agua con la solución mineral. Lo que haremos será hacer un agujero que nos sirva como forma de liberar el agua para proceder al drenaje. Ese agujero lo tendremos que tapar con un tapón y luego quitarlo y ponerlo cada vez que cambiemos el agua. Tengamos en cuenta que cambiar el agua será, principalmente, nuestro trabajo con la gestión del cultivo.

tomates en rama

Pondremos el agua dentro y haremos los agujeros necesarios para introducir las semillas, las cuales recomendamos que ya se encuentren en proceso de germinación. En el momento en el que las pongamos dentro nos tendremos que asegurar de que el agua, dotada de una buena alcalinidad, estará cubriendo las semillas. Ahora asegurémonos de que la planta queda estable, pensando que va a crecer en vertical. Como soporte podemos usar el sustrato que tengamos. Cuando todo esté listo ponemos la solución de minerales dentro del agua. Y a partir de ahí nos tendremos que asegurar de que la planta tenga una buena oxigenación, para lo cual podríamos necesitar una bomba.

¿Qué hacer después? El agua la tenemos que cambiar cada 15 días. Al margen de esto lo que debemos hacer es asegurarnos de que el agua está distribuyéndose bien para que las plantas absorban los iones inorgánicos de la solución mineral para que puedan crecer. También nos tendremos que asegurar de que no se produce ningún tipo de anomalía en el crecimiento.

¿De dónde surge? Un poco de historia

Aunque se cree que los orígenes del cultivo hidropónico se remontan a cientos y cientos de años atrás, habiendo sido descubiertos indicios de su uso en restos de civilizaciones antiguas, lo cierto es que su aplicación moderna es más reciente.

El primer caso documentado de esta forma de cultivar plantas sin tierra se encuentra en un libro de historia natural que se publicó en el año 1627 y que había sido escrito por Francis Bacon antes de fallecer. Ese fue un primer punto de partida que ayudó a que la técnica ganara muchos adeptos y esto llevó a que tuviera presencia en otros libros y publicaciones, como en los experimentos documentados de John Woodward en 1699.

Poco a poco se fue investigando y en 1842 se llevó a cabo la elaboración de una lista en la cual se indican 9 elementos que ayudaban al crecimiento de las plantas de forma más saludable que con tierra. Gracias a los botánicos alemanes Wilhelm Knop y Julius von Sachs se estableció el métod que acabó derivando en la forma en la que se usa la técnica actualmente. Con el paso de los años sigue siendo una técnica que gana adeptos y que está demostrando que no solo se cultiva mejor y de forma más sana, sino que además cualquier persona se puede beneficiar de ello sin llegar a disponer de los recursos mínimos que requiere el cultivo tradicional.

Otros sitios que te pueden interesar